EL PARQUE RUTAS CENTROS DE INTERPRETACIÓN PUEBLOS AGENDA NOTICIAS LIBRERIA
mapa web contacto créditos
 
FOLLETO GR-262
 
MONTALBÁN - PEÑARROYAS (Tramo gran recorrido GR-262)
LA MUELA (Pequeño recorrido PR)
CANTALOBOS (Pequeño recorrido PR)
 
PEÑARROYAS - OBÓN (Tramo gran recorrido GR-262)
 
LOS CAÑONES DEL MARTÍN. OBÓN-ALCAINE(Tramo gran recorrido GR-262). Incluye bucle senderista de la Cañada de Marco.
LAS TORRES MEDIEVALES DE ALCAINE (Pequeño recorrido PR)
 
ALCAINE-OLIETE (Tramo gran recorrido GR-262). Incluye bucle senderista de la Tía Chula y Pantano de Cueva Foradada
 
IBÉRICA. OLIETE-ARIÑO.(Tramo gran recorrido GR-262).
EL BARRANCO DEL MORTERO. ALACÓN.(Pequeño recorrido PR-TE114)
 
LA SIERRA DE ARCOS. ARIÑO-PUENTE DEL BATÁN.(Tramo gran recorrido GR-262).
LOS ESTRECHOS. PUENTE DEL BATÁN-ALBALATE DEL ARZOBISPO.(Tramo gran recorrido GR-262).
LAS LASTRAS DE SAN JOSÉ. (Pequeño recorrido PR)
VALDORIA-RINCON DEL GORGO-CUEVA NEGRA. (Pequeño recorrido PR)
 
 
 
 
 
 
 
 
de Torre de las Arcas a Obón
DESCENSO DEL RÍO CABRA
RUTAS
 
DESCENSO DEL RÍO CABRACatalogación: Descenso barranco, sólo ida.
Duración: 7 horas.
Dificultad: Alta. Recorrido por el cauce y encañonamientos del río Cabra. Existen pasos colgantes de cadenas en pozas y estrechos de gran dificultad. Ante la posibilidad de tormentas o crecidas del río es mejor posponer el descenso.
Frondosa vegetación en algunos tramos especialmente zarzales.
Interés paisajístico: Puntos de interés geológico, zona de interés natural de primer orden en el Parque Cultural. La riqueza faunística y de flora es considerable, detectando numerosas especies de aves en peligro de extinción. Como recomendación no debemos acercarnos más de lo prudente a ellas. No hay que molestarlas. Serán de utilidad unos buenos prismáticos.
Descargar en formato pdf
 
ZONA I:

Accesibilidad: buena.
Duración: 1 hora. Sendero señalizado.

Comenzaremos el descenso del río Cabra en una senda que parte desde el Centro de Interpretación de flora del Parque Cultural del río Martín. Una mesa de interpretación, a unos 100 metros del Centro, siguiendo la senda e indicaciones, nos ofrece una serie de recomendaciones para realizar el descenso a la par que nos lo describe detalladamente: duración, accesibilidad, dificultades con las que nos vamos a encontrar en los diferentes tramos, fauna, flora...

Estos primeros contactos con el río, escoltado por orlas de chopos cabeceros, pequeñas huertas abandonadas en su mayoría y algunos nogales, no revisten dificultad alguna, siendo apropiado para cualquier senderista que al igual que el río, se lo tome con tranquilidad. Poco después de la mesa de interpretación, llegaremos a un viejo edificio en ruinas en la margen derecha del río cabra. Se trata de los restos de muro del molino bajo, construidos con sillarejo y mampostería a base de piedras calizas y areniscas rojas.

El sendero continua adentrándose en el río Cabra aguas debajo de la localidad, hasta que los primeros encañonamientos obligan a que el trazado discurra por la parte alta de éstos, y por la propia roca, desde donde se abren preciosos encuadres del cauce del río. Se han instalado unos barandados anclados en las rocas mediante sirgas de protección que ayudan al senderista a sortear estos primeros obstáculos naturales. Este primer tramo señalizado llega hasta unas cavidades naturales que se abren en el paredón rocoso de la margen izquierda del río y que se conocen como Cuevas del tío Mariano, A los pies una coqueta cascada. A partir de ahora el río Cabra comienza a encajonarse entre las calizas y dolomías jurasicas formando pozas y cascadas, a la par que los abruptos cortados impiden ya el trazado senderista, obligando al excursionista a adentrarse en el mismo cauce del río. Es el momento para los aficionados al barranquismo y quedarán alrededor de 6 horas de trayecto en permanente compañía del agua, la roca y las marañas de zarzales.

 
ZONA II: ZONA DE DESCENSO

Accesibilidad: Dificultad creciente
Duración: Nos encontramos a mitad de descenso aproximadamente,
dentro del término municipal de Obón.

En la zona encuadrada como II, la dificultad de descenso es creciente conforme vamos avanzando. Los estrechamientos del cauce son cada vez mayores y las paredes grisáceas de las calizas que lo encañonan hacen prácticamente imposible la salida. Obliga a descender por el cauce sin poder sortearlo por las orillas. Si el caudal del río baja crecido es probable que en este tramo haya que nadar en varias ocasiones. En época de estío, el agua queda embalsada, y aunque no se han detectado pozos profundos el nivel puede llegar hasta el cuerpo.

 
ZONA III: ZONA DE DESCENSO

Accesibilidad: Gran dificultad
Existen tramos donde se han articulado pasos colgantes de cadenas.

La zona marcada en el plano como III, es una de las más espectaculares paisajísticamente y de las que mayor dificultad entraña en el descenso. Se trata de estrechísimos pasos por el cauce, angostos cañones, enormes y abruptas paredes verticales que pueden tocarse con los brazos en cruz. Los pozos de agua, aún en época de estío, tienen varios metros de profundidad, pueden reconocerse por existir unas cadenas fijadas en la pared de los murallones y unos anclajes para colocar los pies, permitiendo pasar por ellas sin tener que sortear el río nadando.

Si el caudal bajase crecido, la dificultad podría ser extrema ante el peligro de que la fuerza del agua nos golpease contra las paredes que oprimen el paso del agua. En este caso sólo sería recomendable para expertos en descensos de barrancos y con un equipo adecuado –trajes de neopreno, cascos de protección, etc.-,

Tras superar un azud, realizada para embalsar las aguas del río cabra y canalizarlas por la margen derecha del río, mediante un conducto realizado en piedra anexo a la pared rocosa que lo encauza, se produce un ensanchamiento del cauce. Las terrazas abandonadas por éste son las utilizadas para conformar pequeños campos destinados a la agricultura. A esta zona es posible llegar con un vehículo por el camino señalizado que parte desde Obón. Asimismo existen diferentes construcciones agropecuarias tradicionales en la zona: parideras, masías y pequeñas casillas con techumbre realizadas con paja y barro. La mayor parte se encuentran en ruinas, pero que pueden ser utilizadas como refugio en caso de extrema necesidad. En este punto una línea de alta tensión cruza el cauce del río.

 
ZONA IV: ZONA DE DESCENSO

Accesibilidad: Gran dificultad.
Existen tramos donde se han articulado pasos de cadenas.

La zona IV, a escasos metros de la anterior, es quizá la más peligrosa de todo el descenso. El cauce del río vuelve a encañonarse oprimido por unas abruptas elevaciones rocosas y es mucho más largo que el paso o zona anterior. Se suceden varios pozos de agua cuya profundidad es variable y de varios metros, dependiendo del caudal. Se han colocado algunos tramos de cadenas como en la zona anterior. Angosto y estrecho el paso por el cauce, en lo alto se observa varias cuevas y buitreras.

Tras abandonar los estrechamientos, muy pronto se llega a una zona de huerta, la desembocadura del río Cabra en el Martín y Obón que se encarama en la solana sobre la margen izquierda del río Martín.

 
¿Cómo llegar?

Teruel-Montalbán (N-420), y Zaragoza-Montalbán (A-222) y desde Montalbán por la N-211 dirección Alcañiz, tomar el desvío por la carretera provincial TE-V-1334 a la altura de la localidad de Castel de Cabra.

 
<
 
 

A través de cualquiera de las rutas señalizadas en el Parque vas a poder adentrarte en parajes de gran valor ecológico y paisajístico, pero además, este territorio atesora un importante conjunto de pinturas rupestres protegidas por la ley y declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Recuerda que todos tenemos el derecho a disfrutar del medio ambiente y también el deber de conservarlo.

 

Los abrigos con pinturas rupestres y algunos yacimientos arqueológicos disponen de vallados de protección. Para su visita es imprescindible ir acompañado de guías autorizados. Los teléfonos de contacto están disponibles en los Ayuntamientos, Oficinas de Turismo y Centros de Interpretación, en las diferentes localidades que integran el Parque Cultural.

   

Ayuda a la conservación de las pinturas rupestres. No las toques ni les eches agua y respeta las vallas protectoras. Recuerda que son un legado único, pero muy frágil, y debemos preservarlas si queremos seguir disfrutando de ellas en el mismo entorno en el que se pintaron hace miles de años.

   

Está terminantemente prohibida la prospección y excavación arqueológica y/o paleontológica sin los permisos pertinentes, según la Ley 3/1999 de Patrimonio Cultural Aragonés. Colabora en la preservación del rico patrimonio histórico, cultural y etnográfico que alberga el Parque.

   

Mantén el entorno limpio. No arrojes basuras ni desperdicios.

   

Recuerda que está prohibido encender fuego, así como tirar colillas, cristales y otros objetos que puedan favorecer el incendio.

   

Respeta la naturaleza. No arranques plantas, no ensucies las aguas y no captures ni molestes a los animales y las aves. Muchas de ellas tienen en estos parajes sus zonas de nidificación.

   

Si vas a recorrer alguna de las rutas senderistas, utiliza calzado deportivo cómodo (zapatillas o botas). Aunque los itinerarios son muy asequibles, con un calzado adecuado caminarás más seguro, evitando caídas y torceduras.

   

Ten presente que estás moviéndote en un paraje natural y, aunque las rutas estén acondicionadas, no olvides tomar algunas precauciones. No abandones el itinerario señalizado y ten cuidado al pasar por zonas de roca y de agua, sobre todo si vas con niños.

 
 
 
PARQUE CULTURAL RÍO MARTÍN.- C/ Tiro del Bolo, s/n 44547 ARIÑO (Teruel)
Diseño, desarrollo y mantenimiento: Sedinet